standard-title Mes Patrio


La Noche del 15 de Septiembre.

Una familia se prepara para la cena, una doña se apoderó de la cocina, porta madil y su cabello trenzado, en la mejilla la bandera de México mal hecha, ya borrosa del sudor y la intensidad de la cocina. La acompañan platos y preparativos, seis o siete cucharas sucias, el quemador eclipsado por una olla que espantaría a Don Quijote, pa que alcance el Pozole.

El patio es a donde van los que la doña regaña, desterrados de la cocina y su vista. Una mesa impovisada camuflajeada por un mantel de plástico floreado sirve como refugio, sentados en las sillas que pudieron encontrar, sillas de coca-cola, hieleras, botes y estructuras semi-estables, hacen comunion. Una gigantesca bocina barata iluminada como camion de la ruta 18, basta para ponerse cantar, estrictamente: José José, Juan Gabriel o José Alfredo Jimenes. Los que cantan «bien», son un poco reacios a soltar el micrófono mientras los demás solo buscan divertirse mientras pervierten Cielo Rojo, si aun se le puede llamar así.

La sala está casi vacia, el único ahí es el tata  y una café, frio a estas alturas. La televisión que nadie está viendo, proyecta al Presidente de México llegando al Palacio de Gobierno. La tele se mira emocionada.

En el Exterior del Palacio de Gobierno una multitud espera impaciente, uno tan cerca de otro que deberá invocarse la voluntad de un guerrero Azteca para dar más de 5 pasos en cualquier dirreccion. Una masa de este calibre luce homogenea a primera vista, pero si miras atentamene, distingues algunos rostros, matracas gigantes en la espalda que honran a pipila, un manchon verde, blanco o rojo en la frente, y algunos de constitucion inquebratable llegaron hasta acá con su atuendo de mariachi integro. El pueblo junto, literalmente. Puedes distinguir familias, algunos niños resaltan, sobre hombros empuñando un olote como una espada, mientras se aferran al pelo de su padre con la otra mano, como un ginete. Todo mientras má y pá se mecen lado a lado, flotando a la deriva en el mar de gente.

Este ritual de total indiferencia por el espacio personal del individuo es recreado en toda ciudad, cada pueblo, cada delegación y cada barrio que se une a la celebración. La esencía de este pais emerge tomando como excusa el celebrar de su historia.

Por. Victor Suarez

Impacientes por gritar Viva México

Se dice según en gloria de la patria. Se dice como, o más bien grita, como algo que está lleno de orgullo, el del trabajador, del que salió adelante por su cuenta, compartimos una lucha, una frustracion, por un instante, en el de un llanto, o en un grito de guerra, nos olvidamos de las quejas, nos olvidamos del gobierno. Por un instante se llena el aire y estremece el suelo. Por un instante somos compatriotas.

Por. Dario Orrico

*

 

 

 

 


Festivos (conocidos en México como «feriados» o «días de asueto»)

 Fiestas cívicas – Al igual que los días festivos, estos se observan a nivel nacional

Fiestas y festivales – Fiestas tradicionales para celebrar eventos religiosos

 Festividades – Cultural, Importantes y días conmemorativos



Pin It on Pinterest

Share This